domingo, 22 de febrero de 2015

Vender el valioso patrimonio que representa su casa no es algo sencillo

pues requiere de tiempo para promocionarla, además de un papeleo muy importante, que debe realizar con cautela. Sin embargo una agencia inmobiliaria le puede ahorrar tiempo, y le dará certidumbre en cuanto a que la venta de su casa sea una transacción segura en todos los trámites que se necesitan.

Vender una propiedad es un proceso lento y complejo, por lo que contar con la ayuda de un especialista es altamente recomendable. Encuentre a alguien que pueda resolver sus dudas y que lo asesore sobre cuál es el método para sacar la mayor rentabilidad a su inmueble.
Entre las ventajas de contratar una inmobiliaria para vender su casa está que elimina el proceso de venta que resulta un tanto abrumador, debido a los trámites y papeleos involucrados tanto para hipotecas, créditos, préstamos y la entrega de las escrituras.

Contar con los servicios de estas empresas para la venta de su casa le brinda seguridad; le ahorrará tiempo, pues esta empresa tendrá como meta vender su inmueble en el menor tiempo posible; también le puede generar un beneficio económico, ya que se busca vender bajo las mejores condiciones; e incluso, lo puede proteger de un fraude.

Si el tiempo que tiene para buscar y comparar inmobiliarias es reducido, se recomienda que busque las marcas reconocidas y que la agencia por la que opte sea parte de una asociación  y de portales reconocidos por la asociación , ya que con esto asegura que contratará a una empresa plenamente establecida, que toma capacitaciones o actualizaciones y que cumple con las normas de regularización. 

Para identificar que la empresa que contratará sea seria, aconsejó que se cerciore de que tenga sus oficinas bien establecidas.
Una buena inmobiliaria debe contar con un gran presupuesto para la promoción de su inmueble (sobre todo que tenga una gran presencia en Internet y portales inmobiliarios), esto contribuirá a que la venta de su casa sea rápida. Si el marketing que le dará a su casa es sólo un cartel pegado a ésta, decline esta opción pues, “este trabajo lo puede hacer usted”.
En la actualidad, las personas interesadas en comprar un inmueble comienzan su búsqueda por Internet, aunque la mayoría de veces la venta se cierra a través de una agencia inmobiliaria.

Aconsejó que se acerque a la voz de la experiencia, pregunte a personas que han vendido sus inmuebles por medio de cierta agencia, para saber cómo les fue en el proceso de venta y en el papeleo que se necesita, lo que le ayudará a tener una crítica objetiva.



La figura de quien venderá su casa

Cuando se presente su agente inmobiliario evalúe si éste tiene experiencia, pues debe estar al tanto de los precios de la zona para informarle si el dinero que espera recibir por su casa está bien, es alto o bajo. Consideró que se vale hacer todo lo posible para saber si la persona que la agencia le brindó realmente le ayudará; aconsejó que haga una prueba marcando a su agente en varios horarios como si fuera un potencial comprador de otro inmueble.“Aunque una empresa tenga muchos contactos y un gran marketing para su casa, si no tiene disponibilidad de tiempo para la venta de su casa, lo demás no tiene tanto valor”.
Evaluar la puntualidad que tienen los agentes inmobiliarios, el manejo de información clara para usted, la presencia que tiene y los datos de contacto.


Papelito habla


Lo más importante en este proceso es el contrato que firme con la inmobiliaria, pues en él debe de haber obligaciones para ambas partes, por lo que es recomendable que evalúe que dicho documento sea claro y preciso.


No entregue documentos personales tales como las escrituras e identificaciones, “en ocasiones se requiere de estos documentos para la verificación de propiedad, pero sólo se necesitan copias simples”


El punto que afecta su bolsillo

Las inmobiliarias siempre cobrarán una comisión, ésta puede variar, por lo que es un punto importante al momento de compararlas.

El promedio se paga entre 5 y 6% sobre el precio al que vendió su inmueble.


“Si le cobran una comisión abajo de 4% debe considerar esto no como un ahorro sino como un foco rojo pues la empresa puede no ser seria; existe la posibilidad de que cobren hasta 10% de comisión, pero esto es para inmuebles alejados y que requieren mucha inversión en viáticos”, destacó.

Hay inmobiliarias que ponen en sus cláusulas que aunque el comprador lo consiga usted o haya llegado por otros canales que no sean de la agencia, la compañía de todos modos cobrará su comisión.