sábado, 21 de febrero de 2015

Las 5 mejores maneras de elevar el valor de tu casa

Eleva el valor de tu casa ya...

La inversión inmobiliaria es un acto de equilibrio muy cuidadoso. Mejorar demasiado una propiedad, agregándole, por ejemplo, una piscina, un solárium o un home theater (cine en casa) en un vecindario donde estos lujos son poco frecuentes, te costará caro, debido a que el mercado no pagará el precio que tú pides para recuperar la inversión, mucho menos para obtener ganancias. No mejorar tu casa, es decir, ignorar reparaciones esenciales, también bajará su valor.

Las siguientes estrategias aciertan en ese punto medio entre un mejoramiento excesivo y uno insuficiente.

1. Limpia a fondo, vacía el lugar

Ganancia potencial: entre 3 y 5%*

Nada aleja más rápido a los posibles compradores que el desorden, la suciedad y los olores extraños que acompañan a una casa desordenada.

Un factor esencial en el proceso es ordenar y despersonalizar el espacio todo lo posible. A los compradores les costará imaginarse a sí mismos viviendo en tu casa si está llena de fotos familiares y otros efectos personales.

Para residencias con un desorden fuera de control, o si estás pensando en reducir el espacio y necesitas ayuda para desprenderte de tus posesiones, considera la posibilidad de contratar a un organizador profesional.

Antes de mostrar tu casa, recuerda abrir las cortinas y persianas ya que la luz natural es tan importante como el orden para dar la sensación de que una casa es más espaciosa. Y realiza una limpieza a fondo en todo el interior, lo que incluye pasar la aspiradora, desempolvar y trapear cada superficie. Es posible que no venga de visita tu jefe, pero alguien en condiciones de firmarte un “jugoso” cheque con suerte sí lo hará.

2. Embellece la cocina

Ganancia potencial: del 3 al 7%*

Es un adagio en el mundo de los bienes raíces decir que la cocina, más que cualquier otra dependencia, es lo que vende la casa. Pero eso no significa que tú debas derrochar miles de euros en una cocina nueva antes de poner tu casa en venta. “Dada toda la volatilidad del mercado de los bienes raíces, tú no puede gastar un dineral en cualquier proyecto, incluso una cocina, y esperar recuperar ese dinero”.

El primer consejo para los clientes es que hagan todas esas pequeñas reparaciones que, en caso de no hacerlas, podrían hacer que los compradores lo piensen seriamente dos veces: la llave de agua que gotea, el dispositivo de iluminación flojo, la marca de quemadura en el mostrador de la cocina. Una vez que hayas logrado que la cocina sea completamente funcional, piensa en un discreto embellecimiento. Por unos pocos cientos de euros, quizá podrías pintar las paredes, renovar el herraje de la alacena y poner cortinas nuevas; esto le dará al espacio un aspecto limpio y renovado.

3. Renueva el baño

Ganancia potencial: de 2 a 3%*

Los compradores quieren ver que una casa está limpia y bien mantenida, especialmente en los baños. “Algunas mejoras sencillas, como poner sellador a la bañera o sellar el piso de mosaicos resultarán muy convincentes para el comprador.

Instalar nuevas llaves y otros accesorios del baño hará que el espacio se vea más luminoso y atractivo. “Les digo a mis clientes que reemplacen todo lo que tenga una manija, especialmente si la casa tiene aguas duras, debido a que provocan mucha corrosión en los metales”. Pa. Renovar el espejo y la iluminación mejorará la experiencia sensorial.

Cambiar los inodoros también es una renovación inteligente porque puede mejorar el aspecto de una casa al mismo tiempo que aumentarás la eficiencia del servicio de agua. Probamos recientemente los inodoros para ver cómo se las arreglaban con los residuos sólidos (usando esponjas y pelotitas de plástico) sin dejar manchas antiestéticas dentro del cuenco ni producir un ruido ensordecedor.

4. Pinta las habitaciones: De manera selectiva

Ganancia potencial: de 1 a 3%*

Una mano de pintura fresca es el modo más rápido de transformar una habitación.

Las cocinas y los baños son dos candidatos para un trabajo de pintura completo, dada la intensa circulación que atestiguan. También deberías pintar cualquier habitación que tenga colores llamativos. “La mayoría de las personas no tiene una visión de cuál sería el aspecto de una habitación y, en cambio, estas personas salen y luego dicen, ‘Ah, esa es la casa de los dormitorios de color morado’”, “He tenido casas que no se vendían, o se vendían por menos, por culpa de los dormitorios color morado”.

Los blancos y color hueso tienden a atraer a la mayoría de los compradores; la paleta neutral les permite concentrarse en los atributos de la casa.

“Los tonos grises y beige son ambos muy confiables”

“No son ni muy cálidos, ni muy fríos y quedan bien con casi cualquier tipo de muebles, de modo que los compradores pueden verse a sí mismos en ese espacio”.

En cuanto a la pintura en sí misma, si estás preparando tu casa para venderla, elige una pintura que logre ocultar bien la pintura anterior y deje una superficie bastante suave y lisa;

Invierte en un producto de alta calidad si planeas quedarte a vivir en la casa un tiempo más.

Puedes pintar las paredes tú mismo o pagarle a un pintor profesional.

5. Realza el exterior

Ganancia potencial: del 2 al 5%*

Tú no irías a una entrevista de trabajo sin peinarte ni ponerte ropa limpia y bien planchada. Tampoco deberías tratar de vender tu casa sin embellecer el exterior.

Al igual que con el interior de tu casa, también es importante hacer pequeñas reparaciones, como cambiar las tablas con revestimiento agrietado o reparar las junturas de las paredes de ladrillos. “Probablemente cualquier casa podría soportar un buen lavado a presión

Tal vez valga la pena repintar completamente la puerta de entrada, siempre que eso no haga que el resto de la fachada luzca como avejentada y anticuada.

El techo es otra zona a la cual es necesario prestarle mucha atención, porque seguramente los futuros compradores lo harán también.