domingo, 22 de febrero de 2015

A pesar de lo que muchos apuestan, el precio de la vivienda no subirá en 2015

Llevamos varios meses escuchando noticias relacionadas con el descenso del stock de viviendas vacías, la recuperación del mercado inmobiliario, el aumento de la licitación pública,….. El informe presentado ayer por la Asociación Española de Análisis de Valor (AEV), donde están representadas más del 90% de las tasadoras que operan en el mercado inmobiliario, pone de manifiesto que a pesar de la caída de actividad que hemos vivido en el sector de la vivienda durante los últimos años para dar salida a los cientos de miles de pisos sin vender, se necesitan varios ajustespara que el engranaje vuelva a funcionar.
El año pasado fue la primera vez desde 2007 que España volvió a crear empleo y que se flexibilizaron las condiciones de financiación de la vivienda, gracias a la rebaja de los tipos de interés y la mejora de la salud general del sector bancario. Pero parece que esto no es suficiente. La precariedad en los nuevos empleos, el descenso de los salarios y el enorme paro juvenil son –según los tasadores –una losa demasiado pesada para la recuperación. Y mientras sean la nota dominante, no hay motivos para el optimismo.
Hace falta que la recuperación de la economía sea más consistente, mayor actividad y creación de empleo para que haya una mejora del mercado inmobiliario. Lo contrario sería un espejismo, según dieron a entender ayer los tasadores inmobiliarios.
[También de interés: Las oportunidades y los riesgos de comprar pisos de herencias]


La cautela de los tasadores contrasta con quienes pronostican sin fisuras que 2015 será el año de la recuperación también para el mercado inmobiliario. Según datos da las inmobiliarias, comprar viviendas para arrendarlas vuelve a ser interesante para los ahorradores: es más fácil y barato conseguir un crédito, los precios han vuelto a bajar más del 5% en los últimos 12 meses y la masa de ciudadanos que prefieren alquilar a comprar es mayor. Comprar para alquilar renta hasta un 7% anual, muy por encima de los depósitos bancarios, si bien la inversión no está exenta de riesgo porque la situación económica ha provocado un aumento de la morosidad.
La reserva de espacios para el Salón Inmobiliario de Madrid está siendo un 20% superior a la del año pasado y aún faltan tres meses para su celebración, lo que muestra que el sector vuelve a captar interés. Por su parte, el servicio de estudios del BBVA alude a la moderación de los tipos de interés y la evolución del empleo para explicar el crecimiento del 45% en el número de créditos para la adquisición de vivienda en los once primeros meses del año pasado. 


Conviene recordar que venimos de una etapa atroz. Si bien en 2014 se vendieron unas 365.000 casas (en torno al 20% más que el año anterior) y para este año el sector espera llevar a cabo alrededor de 440.000 ventas, estas cifras no tienen nada que ver con las 955.186 viviendas vendidas en 2006. La diferencia son medio millón menos de casas vendidas al año que antes de la crisis.Alegría sí, pero el entusiasmo tardará en llegar.

La actividad constructora todavía se encuentra en mínimos históricos, los precios de las casas siguen prácticamente en la parte más baja desde que se inició la contracción del sector allá por 2008 y seguimos siendo el país europeo con mayor stock de casas vacías: 3,4 millones, según Idealista.com, equivalente al 14% de todo el parque inmobiliario. Por el momento, los tasadores creen que es difícil dar un pronóstico sobre cuánto tiempo permanecerán las cosas en esa situación.