viernes, 23 de enero de 2015

Los efectos de la subida de las plusvalías



Las operaciones de venta que no se han podido cerrar a finales de 2014 se han visto afectadas por la modificación de este impuesto Algunos profesionales califican la medida de "sablazo"


Las inmobiliarias han comenzado ya a notar los efectos de la subida del impuesto sobre Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, más conocido como la plusvalía. Se trata de un impuesto que tiene que pagar la persona, empresa o entidad que vende un inmueble, por el incremento del valor que ha experimentado el terreno mientras ha sido propietaria.

Así las cosas, todas las operaciones de venta de viviendas que se han formalizado a partir del pasado 1 de enero se han visto ya afectadas por esta subida, algo que han notado las inmobiliarias, sobre todo en el caso de aquellas operaciones que por uno u otro motivo no han podido cerrarse a finales de diciembre, y han visto cómo los costes para el vendedor se incrementaban con la modificación de la ordenanza fiscal.


Una de las inmobiliarias consultadas lamentaba que en el caso de una venta formalizada esta misma semana, el impuesto de la plusvalía que el 31 de diciembre se fijaba en 6.288 euros pasaba el 1 de enero a tener un coste de 8.300 euros, una diferencia importante, sobre todo teniendo en cuenta la fragilidad que presenta aún el mercado inmobiliario.

Hay que tener en cuenta que los precios de venta de las viviendas no han parado de bajar desde hace ya varios años, y se dan casos en determinadas zonas residenciales que las propiedades han bajado hasta un 50% los precios que se pagaba por ellas en los años del boom inmobiliario. En opinión de alguna de las agencias consultadas, esta subida de las plusvalías puede obligar a algunos propietarios a tener que subir un poco los precios para no salir tan perjudicados de la operación, si bien también reconocen que en la mayoría de los casos, quienes venden ahora sus propiedades es porque necesitan liquidez y se resignan a aceptar el precio que marca hoy por hoy el mercado.


Curiosamente, algunos propietarios lamentan que suban los gastos de la plusvalía, que es un impuesto que grava el aumento de valor de una propiedad, cuando en realidad el mercado inmobiliario no ha parado de caer en picado en los últimos años.


En concreto, se han dado casos de operaciones ya apalabradas en 2014 que contaban con una provisión de fondos realizada por el cliente, y que se han visto alteradas por este nuevo gravamen del impuesto al ser finalmente formalizadas tan solo unos días después. "Ha sido una subida bestial, una burrada", lamentaba este profesional, que ponía como ejemplo el caso de la reciente venta de un pequeño apartamento , que se ha vendido en 120.000 euros y la plusvalía ha supuesto un coste de casi 6.000 euros.

Otras inmobiliarias consultadas no son tan pesimistas y creen que esta subida tampoco va a afectar demasiado a la actividad económica del sector. Desde uno de los establecimientos que presta servicio en el centro de la ciudad señalaban que, en general, los vendedores están bastante ajenos a estos conceptos, y cuando venden una vivienda tienen asumidos este tipo de gastos.


El propietario de otra de las empresas del sector, recordaba por su parte que ya el pasado año se subieron en un 10% los valores catastrales, con lo que la subida de este impuesto se viene arrastrando ya desde entonces. "Habrá que asumirlo" -se resigna- pero añade que el coste lo pagarán los vendedores, que tendrán que afrontar el impuesto a costa de obtener menos dinero por su propiedad.

En cuanto al movimiento en el sector en estos últimos meses, este profesional señalaba que la mayoría de las operaciones que está gestionando últimamente se centran en viviendas propiedad de entidades bancarias, que son las que están contribuyendo a que baje el precio de la vivienda, al tener los bancos un número de inmuebles tan amplio al que dar salida que a veces prefieren bajar los precios a seguir afrontando los gastos que genera tenerlos vacíos. En cuanto a los particulares, afirma que "el que vende es porque necesita el dinero y el que puede esperar, espera a ver si el mercado mejora".