viernes, 2 de enero de 2015

10 Requisitos a tener en cuenta antes de comprar una vivienda




Ante la ilusión y las ganas de comprar nuestra primera vivienda, nos pueden pasar inadvertidos algunos detalles, que pueden convertirse en problemas cuando habitemos en ella.
Para tener claras las cosas ante este paso tan significativo que es la compra de tu primera casa, hay que tener en cuenta….
¿Por dónde empezar?
Inmobiliarias, constructoras, bancos, particulares, portales inmobiliarios… Tras buscar y rebuscar, por fin se tiene una selección de viviendas que se ajustan a las necesidades y el presupuesto.
Ha llegado el momento de la visita. En sólo unos minutos se debe observar el que puede ser el futuro hogar y, cualquier descuido puede suponer que la, inicialmente, casa ideal se convierta en una pesadilla.
Para que eso no ocurra y se pueda afrontar la visita con seguridad, en fotocasa proponemos algunos consejos…
10 cosas en las que fijarse cuando se visita una vivienda
  1. Lo primero es analizar la zona en la que está ubicada la vivienda: si hay ruidos de obras, de tráfico, si hay bares o discotecas que puedan molestar por la noche; si tiene todo tipo de servicios cerca o si hacer la compra básica requeriría coger el coche…
  2. Otro aspecto a tener en cuenta es la fachada. Esta puede aportar mucha información el tipo de comunidad: si está bien cuidado el edificio, si habría que hacer reformas (lo que implica futuras derramas)…
  3. Hay que entrar en el portal con seguridad y probarlo todo: tocar el portero, encender la luz… Además, puede ser de gran utilidad, de cara a la mudanza, medir las escaleras y el ascensor, en caso de que haya.
  4. Una vez dentro de la vivienda, se debe analizar con detalle si la memoria de calidades que el administrador o propietario ha facilitado (es importante pedirla antes) se corresponde con lo que se ve. Si no es así, siempre se puede intentar negociar el precio a la baja.
  5. Un aspecto clave durante la visita es observar la distribución de las estancias: si se adecua a las necesidades, si resulta cómoda y atractiva o si, en caso de que no sea así, si es fácil cambiarla.
  6. Hay que fijarse muy bien en todos los detalles, por pequeños que sean: remates, situación de las puertas, tabiques, etc.
  7. Si se cree que hay algún muro que pueda estorbar a la hora de lograr la distribución deseada, se puede golpear con los nudillos para comprobar si es o no de carga y si podría eliminarse.
  8. Se deben observar bien los techos, la ventilación en los baños y cocina, los radiadores, la luz, los azulejos, el color de los sanitarios y los suelos, la instalación eléctrica y la de gas. Cualquier desperfecto o mal funcionamiento podría suponer un desembolso importante de dinero a posteriori.
  9. Hay que prestar atención a posibles olores, en especial en patios de luces, y mirar con detenimiento si hay manchas de humedad en paredes y techos. En este punto, es necesario mirar bien los cercos de las ventanas y dentro de los armarios empotrados.
  10. Uno de los mayores problemas en las comunidades de vecinos son los ruidos, por eso es muy importante escuchar con detenimiento cualquier ruido que pueda haber dentro de la vivienda (el del calentador de gas, el aire acondicionado, grifos, puertas…) o que provenga de otras viviendas o de la propia calle.
 El kit del buscador
Para aprovechar la visita y que no se escape nada, todo buscador de vivienda debe llevar una serie de elementos imprescindibles…
En primer lugar, una libreta para anotar los detalles y percepciones que luego se puedan olvidar. Algo que tampoco debe faltar es el metro, ya que puede haber diferencias con lo que pone en los planos y la realidad.
Además, para que no quede nada en el tintero, es conveniente llevarse una linterna para aquellos rincones ocultos y sin iluminación en los que pueda haber roturas o humedades.