lunes, 8 de diciembre de 2014

Nuevas campañas para conceder hipotecas

Las entidades mejoran los precios de sus préstamos para impulsar su negocio. Conceden diferenciales sobre euribor por debajo del 2%.

Las entidades están pisando el acelerador en la concesión de hipotecas, aunque cuidando en extremo la solvencia de los clientes. Por un lado, buscan soltar lastre inmobiliario, dando salida a los activos que tienen adjudicados. Por otro, se muestran cada vez más proclives a dar crédito para la compra de vivienda libre, con el objetivo de generar negocio e impulsar su cuenta de resultados.
Hasta hace unos meses el diferencial que las entidades aplicaban sobre el euribor (tipo de interés al que se referencia la mayor parte de las hipotecas en España) llegaba a ser 150 puntos porcentuales inferior al exigido para la compra de vivienda libre. Sin embargo, puesto que el escenario económico e inmobiliario ha cambiado y algunos bancos han vendido a fondos internacionales sus inmobiliarias o parte de las mismas, las condiciones se han unificado y no son tan significativas.
Las principales entidades están ofreciendo hipotecas con un diferencial que, en la mayoría de los casos, se sitúa por debajo del 2%.
Santander inició la renovada batalla por la captación de hipotecas en verano, al recortar su diferencial hasta el 1,89%, igualando la oferta en ese momento de la Hipoteca Naranja de ING Direct. Hace apenas unos días, lanzó una ofensiva para ganar cuota en Cataluña, donde concede préstamos con un diferencial del 1,65%. Es el mismo tipo de interés de las hipotecas de Altamira, la inmobiliaria que participa al 49%.
Tras este paso al frente de Santander, varios bancos han ido reduciendo el precio de sus préstamos paulatinamente durante los últimos meses. Kutxabank cuenta con la propuesta más atractiva: euribor más 1,25% para jóvenes menores de 35 años y un 1,50% para el resto. Exige ingresos mensuales de 4.500 euros.
También destacan Bankinter y Sabadell, con un tipo del 1,70% sobre euribor. Bankinter intensificó la batalla en el mercado hipotecario cuando a finales de septiembre mejoró las condiciones de su crédito para vivienda reduciendo el interés durante el primer año que pasó del 2,95% al 2,50%, y redujo el diferencial sobre euribor del 1,95% al 1,70% (con máxima vinculación). Exige que los hipotecados ingresen al mes, como mínimo, 2.000 euros.
Otra de las ofertas más competitivas viene de la mano de Sabadell, que propone un diferencial sobre euribor del 1,70%. Los tres primeros años, el interés asciende a un tipo fijo del 2,90%. La entidad establece condiciones especiales para ciertos supuestos: un 2,50% primer año y euribor más 1,70% posteriormente para inmuebles de valor superior a 150.000 euros por norma general y 250.000, en Barcelona, Madrid, Bilbao y San Sebastián.
BBVA lanzó hace unas semanas la Hipoteca Quiero, con un diferencial del 1,80% para quienes perciban un salaraio de 1.500 euros. CaixaBank ofrece préstamos hipotecarios para primera vivienda con un diferencial que parte del 2,60% y puede reducirse hasta el 1,90%, con máxima bonificación, en función de la vinculación del cliente.
Popular figura entre la pocas entidades que todavía ofrece condiciones mucho más ventajosas para la venta de vivienda adjudicada (euribor más 1,25%) que para vivienda libre (euribor más 1,80%). Ibercaja tiene una hipoteca ligeramente más cara, de euribor más 1,95%, tras un primer año pagando un 3%; y Bankia exige el primer año un 4% y después un diferencial de euribor más 2%, con alta vinculación.