martes, 9 de diciembre de 2014

Hipotecas premium para los clientes bancarios vip

Poco a poco las hipotecas están dejando atrás las duras exigencias de los peores momentos de la crisis. La banca ha dado este año un giro a su oferta hipotecaria y no solo está rebajando los diferenciales que se aplican al euríbor y suavizando los requisitos de contratación, sino que incluso está dispuesta a mejorar sustancialmente las condiciones del préstamo si el cliente es considerado VIP, ya sea porque tiene grandes ingresos (generalmente superiores a los 50.000 euros netos al año) o porque está altamente vinculado con la entidad a través de préstamos, inversiones, seguros o medios de pago. Así, este tipo de clientes puede llegar a obtener hipotecas con un diferencial cercano al 1%, frente al 1,70% ó 1,80% que actualmente ofrecen la mayoría de hipotecas al común de los clientes.
Con el grifo del crédito nuevamente abierto, las entidades no quieren dejar escapar a los clientes más solventes y con alta liquidez, de manera que bajan el diferencial establecido si es preciso. Miguel Antonio Marcos, analista de XTB, afirma que “ha vuelto al mercado hipotecario la práctica de las condiciones especiales para clientes Premium o VIP”, y explica que “para optar a este tipo de oferta tendríamos que ser un cliente interesante para la firma, con un elevado nivel de ingresos y que suele realizar muy diversas operaciones con su banco, que a fin de cuentas ofrecen un beneficio para las entidades mucho mayor que el ciudadano de a pie”.
Fuentes de Cajastur, perteneciente al grupo Liberbank, admiten que no hay un estándar fijo, pero a los clientes con rentas altas a partir de 50.000 euros, un nivel mínimo de riesgo, poco endeudamiento y vinculación especial se les trata de ajustar al máximo el diferencial. “El precio se da en función de cómo esté clasificado el cliente, los criterios de riesgo y la vinculación, y si la operación es óptima, el diferencial puede llegar hasta el 1,10%”, aseguran desde la entidad, que ha vuelto a bajar el diferencial de su Hipoteca Ahora, del 1,89% al 1,74%.
Bankinter, la primera entidad en meter la tijera a los diferenciales cuando todavía superaban con creces el 2%, comercializa la Hipoteca Sin Más a euríbor más un 1,70% con vinculación, pero reconoce que en algunos casos está autorizada la negociación de los tipos de interés con los clientes y “si en una oficina surge un cliente muy bueno y cerrar el préstamo depende de rebajar el diferencial unas décimas, pues se suele rebajar”, aseguran fuentes del banco.
CaixaBank sostiene que “que el cliente sea de alto valor es un elemento más a valorar en los precios de las hipotecas”. Así, la entidad bonifica tanto la vinculación, que considera prioritaria, como la categoría del cliente, y aplica diferenciales que van del 1,85% en el mejor de los casos al 3%. Y desde Banco Popular declaran que las hipotecas se negocian individualmente con cada cliente y “siempre puede haber cambios y mejoras sustanciales en los productos”.
Al margen de la negociación, hay un par de entidades que tienen ofertas concretas para clientes selectos. BBVA publicita su hipoteca a euríbor más un diferencial del 1,80% condicionada a la contratación y mantenimiento de algunos productos, pero para los clientes Premium, las condiciones son más ventajosas y flexibles. Directamente, el diferencial se reduce un 0,10%, hasta el 1,70%, y además la entidad permite mantener el tipo de interés en las sucesivas revisiones aunque el cliente incumpla alguno de los requisitos de vinculación a lo largo de la vida de la hipoteca. “Es la principal ventaja con respecto al resto de clientes”, señalan fuentes del banco.
Barclays también dispone de una hipoteca dirigida exclusivamente a los clientes de perfil Premier, aquellos con más de 100.000 euros de pasivo en la entidad o ingresos de al menos 5.000 euros netos mensuales. En estos casos, el diferencial es del 1,85%.
“Pese a lo clasista de este tipo de ofertas, no deja de ser una buena señal de la mejora de las condiciones del mercado crediticio y un aparente comienzo del acceso al crédito de familias y empresas”, sostiene Marcos, quien destaca que “poco a poco la banca española regresa a la clásica guerra de productos vinculados que se hizo tan popular durante los años de la burbuja inmobiliaria”.
Los expertos coinciden en que la batalla de las entidades por conseguir clientes vía hipoteca continuará en los próximos meses y los intereses seguirán bajando a medida que se anime la demanda de viviendas y la banca siga renovando su oferta hipotecaria. El último en mover ficha ha sido Banco Santander, que precisamente rompió el mercado a comienzos de año al recortar el diferencial por debajo del 2% y fue el que provocó que muchas otras entidades siguieran sus pasos. La entidad ha vuelto a reducir el diferencial por tercera vez este año hasta el 1,79% desde el 1,89% anterior.