jueves, 11 de diciembre de 2014

ALERTA EN ESPAÑA. SE DECLARA LA GUERRA DE HIPOTECAS

 De sequía crediticia casi total a una batalla para ofrecer los préstamos más ventajosos



 
Guerra de precios en las hipotecas
El consumidor disfruta de mejores condiciones, pero las comisiones ilegales o los productos vinculados son habituales.HSipotecas: nuevas reglas
En los albores de la recuperación del mercado inmobiliario, las entidades financieras han comenzado la carrera para hacerse con el pastel de las hipotecas. La suya es una guerra de precios en la que el ganador es el consumidor, que ve cómo los préstamos por vivienda son cada vez más baratos. La fuerte competencia ha hecho que el tipo de interés medio de los créditos haya descendido un 13,5% en un año, situándose en el 3,59% el pasado mes de septiembre, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).
Según datos del Banco de España, la TAE (tasa anual equi­va­lente) im­puesta las hi­po­tecas con­ce­didas a per­sonas fí­sicas se situó en el 2,94% al cierre del tercer tri­mestre del pre­sente año, medio punto menos que en sep­tiembre de 2013. Beatriz Toribio, res­pon­sable del ser­vicio de es­tu­dios de Fotocasa.es, sin­te­ti­zaba el vuelco en el mer­cado en unas de­cla­ra­ciones a Expansion.es: “hemos pa­sado de una se­quía ab­so­luta de cré­dito a una guerra por ofrecer los di­fe­ren­ciales más ba­ra­tos, lo que está fa­vo­re­ciendo la fi­nan­cia­ción, factor clave para la re­cu­pe­ra­ción del sec­tor”.
Hay in­cluso en­ti­dades que optan por di­fe­ren­ciales in­fe­riores al 2%. Aunque, eso sí, estas con­di­ciones tan ven­ta­josas están re­ser­vadas a un perfil muy de­ter­mi­nado de cliente, prin­ci­pal­mente fa­mi­lias de ga­ran­ti­zada sol­vencia y un nivel de in­gresos me­dio-alto.
La cruz de la mo­ne­da
No todo son ale­grías para el con­su­midor en esta nueva era para el mer­cado de hi­po­te­cas. La guerra de pre­cios en la que se han en­zar­zado bancos y cajas tam­bién tiene sus puntos con­flic­ti­vos, como la muy ha­bi­tual exi­gencia de con­tratar pro­ductos vin­cu­la­dos: se­guros de vida, tar­jetas de cré­dito, do­mi­ci­lia­ción de la nó­mina o planes de pen­sio­nes. Las en­ti­dades suelen con­di­cionar la con­ce­sión del cré­dito a la acep­ta­ción por parte del usuario de dos o más de estos pro­duc­tos. En otras pa­la­bras: o el pres­ta­tario ‘pasa por el aro’ o no hay hi­po­teca.
Hay, ade­más, de­sigualdad entre hi­po­te­ca­dos: aque­llos que ad­quieren el piso de un banco pagan menos y más desaho­ga­da­mente. Una de las con­se­cuen­cias de la crisis ha sido la acu­mu­la­ción de un co­losal stock in­mo­bi­liario por parte de bancos y ca­jas. Las en­ti­dades fi­nan­cieras son dueñas de una enorme can­tidad de pisos en todo el te­rri­torio na­cio­nal, lo cual su­pone una ré­mora para sus cuentas de la que quieren des­pren­derse como sea.
Por este mo­tivo, ofrecen me­jores con­di­ciones en las hi­po­tecas sobre los in­mue­bles de su pro­pie­dad: no es di­fícil en­con­trarse con prés­tamos al 100% de fi­nan­cia­ción y a un in­terés del Euríbor más 1,25%, como las que ofrecen Deutsche Bank y Banco Popular.
Por un lado dan, por el otro qui­tan
Otro pro­blema es que no son pocas las en­ti­dades que com­pensan la pér­dida de be­ne­fi­cios que les su­ponen los di­fe­ren­ciales bajos y la co­yun­tura ba­jista del Euribor co­brando al con­su­midor por otras vías. El pa­sado no­viem­bre, FACUA-Consumidores en Acción in­ter­puso una re­cla­ma­ción ante el Banco de España y las au­to­ri­dades de con­sumo contra diez bancos por aplicar co­mi­siones en cuentas uti­li­zadas úni­ca­mente para el pago de hi­po­tecas o prés­tamos al con­sumo.
La aso­cia­ción ex­plicó que las en­ti­dades juegan a cansar a los afec­tados por estas prác­ti­cas: si el usuario re­clama, de­vuelven el di­nero en re­co­no­ci­miento a la ile­ga­lidad del co­bro, pero vuelven a re­per­cu­tirlo al cabo de unos meses “a sa­biendas de que el es­fuerzo que su­pone tra­mitar las quejas acaba des­mo­ti­vando a buena parte de los afec­ta­dos”.