martes, 11 de noviembre de 2014

¿Qué tipo de vivienda necesita una familia numerosa?

hogar familia numerosa
Solteros con recursos, jóvenes que se independizan compartiendo piso, nuevas parejas, familias con un hijo o con varios y abuelos a su cargo… Cada caso necesita un tipo de vivienda adaptada a sus necesidades y presupuesto, aunque no siempre es fácil encontrarla.
Pablo Sanz es padre de una familia numerosa compuesta por su pareja y cuatro hijos. Los niños se van haciendo mayores y, además, acaban de acoger a su suegro, con problemas de salud. No tiene más remedio que cambiar de casa. “Acabo de empezar a buscar y me temo que va a ser complicado –comenta Pablo–. Cuantas más personas, más condicionantes: necesitaría cuatro o cinco habitaciones, dos baños, un salón amplio, dos plazas de garaje, fácil acceso para personas mayores… Y por pedir, mejor si está orientada al sur para que sea más cálida y gastar menos en calefacción. Todo eso a un precio razonable. Sí, las familias numerosas lo tenemos más difícil…”.
El caso de Pablo no es poco frecuente. De hecho, cumple con la descripción que realiza el II Estudio de las Familias Numerosas en España, encargado por la Federación Española de Familias Numerosas en colaboración con la Fundación Madrid Vivo. A partir de 5.000 encuestas, se ha trazado el perfil ‘tipo’ de estas familias.
  • Están formadas por una pareja de 43 años de media, por lo general, casada en el 89,8% de los casos.
  • Tienen tres hijos (69% de los encuestados) cuyas edades se sitúan de media desde los 13 años del primogénito a los 6 del pequeño.
  • Viven en un piso de entre 90 y 140 m2.
  • La mayoría de los padres tienen formación universitaria (62,9% en el caso de las madres y 56,4% en el de los padres).
  • Lo habitual es que ambos trabajen fuera de casa, aunque es más frecuente que sean ellos los que tengan un puesto remunerado (87,6%; solo el 64,9% en las mujeres).
  • La mayoría trabaja en el sector privado (47,4% de hombres y 44,9% de mujeres). En el público lo hacen el 29% de las madres y el 20,8% de los padres.
El estudio también señala que las familias numerosas destinan la mayor parte de sus ingresos a la alimentación, la educación y los gastos de una vivienda que, por lo general, al contar con más superficie, afronta deudas más altas, más gastos de comunidad y de suministros (agua, luz, gas) y un elevado Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).
“Cuando decidimos tener cuatro hijos, sabíamos a lo que nos enfrentábamos –continúa Pablo Sanz–. No renunciamos a buscar lo mejor para ellos y que crezcan bien. En la vivienda que buscamos ahora, la prioridad es el espacio, claro, pero hay otras características que también tenemos muy en cuenta: debe estar en un buen barrio, donde haya parques y los colegios estén cerca. La logística es fundamental para una familia numerosa. Mejor tener todo a mano”.
En la actualidad, el ajuste del mercado inmobiliario ha propiciado que exista un stock de viviendas de tamaño medio y grande, muchas de ellas en zonas residenciales pensadas para familias y que cumplen con todos sus requisitos. Incluido el precio. Oportunidades no faltan.