sábado, 15 de noviembre de 2014

Los 12 errores de ‘principiante’ que sueles cometer cuando vendes por primera vez una vivienda

Hoy en día vender una vivienda es una tarea compleja que depende de muchos (y caprichosos) factores. además, como nadie nace sabiendo, es normal que la primera vez que nos enfrentemos a esta titánica tarea  cometamos algunos errores ‘de base’ que harán que el proceso ponga a prueba nuestra paciencia y nuestros nerviospara evitar este ya de por sí complejo proceso, hemos recopilado los 12 errores de ‘principiante’ que sueles cometer cuando vendes por primera vez una vivienda:



1.- sobrevalorar tu vivienda: básico. no te dejes llevar por la codicia o por sentimentalismos hacia la casa. debes ser objetivo. en un mercado con tantísima oferta, poner un precio demasiado elevado es un error tan garrafal. estudia lo que hace la competencia y, si puedes, sitúate en la banda baja
2.- no querer negociar: la poca flexibilidad puede llevarte al desastre. la coyuntura actual hace que la negociación sea casi imprescindible, pondera las ofertas. si son demasiado bajas, haz tú una contraoferta
3.- olvidar gastos de la venta de la vivienda: aunque la mayoría de los gastos de la operación son a cargo del nuevo propietario, tu tienes que pagar la plusvalía, la cancelación de la hipoteca (o la penalización por cancelación en su caso) y cualquier deuda registral, impositiva, de comunidad, de suministros… que haya hasta la fecha de venta
4.- hacer una previsión demasiado optimista del tiempo: no te hagas falsas ilusiones, vender un piso es una carrera de fondo. si en la época de la burbuja las casas duraban una media de 14 días en el mercado, hoy día el plazo medio de venta supera holgadamente el año
5.- escoger mal la época de salida al mercado: el período de mayor interés en la venta de viviendas de segunda mano es el de su aparición en el mercado. evita fechas en las que la gente esté ausente o interesada en otras cosas, como navidad, semana santa…
6.- mentir en la publicidad: ¿crees que alguien comprará tu piso si descubre que está tratando con un mentiroso? si dices que tu casa tiene 10 años de antigüedad y 180 m2 útiles, y cuando los compradores te piden las escrituras comprueban que tiene 150 y la compraste hace 15 años, puedes apostar a que huirán a toda velocidad
7.- no acondicionar la casa para la venta: ahorrar unos pocos euros evitando dar una capa de pintura, segar el césped o arreglar ese grifo que gotea podría hacer que el posible comprador vea un montón de arreglos delante y se eche para atrás
8.- ser confiado: ¿quién te dice que el interesado que te pide visitar tu casa y a quien le cuentas que el sábado no es posible porque no estarás, no es un amigo de lo ajeno que precisamente quiere ‘venir’ cuando tú no estés? o que mientras le muestras la cocina a la ‘señora’ ¿su acompañante no te desvalijará el despacho? usa la prudencia y el control
9.- no involucrar a toda la familia: viene una visita y los niños no sólo han desordenado el salón sino que se están peleando y chillando mientras tú tratas de explicar las ventajas de la bomba de calor. fracaso seguro. conviene que todos colaboren
10.- ser cómodo: si tienes que retrasar tu cena o aplazar una salida por atender una visita, hazlo. cualquier oportunidad debe ser aprovechada al máximo. dedica el tiempo necesario a comprobar cómo evoluciona la oferta que te rodea, y a hacer el seguimiento de tu publicidad: renovar anuncios, responder a redes… 
11.- no tener en cuenta lo que cuesta una casa vacía: un estudio de alquiler seguro afirma que el precio medio de tener una casa vacía alcanza los 2.000 euros anuales. por eso, lo mejor es dar de baja los suministros básicos (luz, agua y gas) si tienes previsto estar más de un año sin ocupar la vivienda. así, te ahorrarás una media de 540 euros al año

12.- encargar la operación a alguien inadecuado: si todo lo anterior es demasiado para tí o no vives en la finca, no lo dejes en malas manos. uno de los peores errores en la venta de un piso es encargárselo a un amigo, el portero o algún intermediario no cualificado. la mejor elección es un agente de la propiedad inmobiliaria: conoce el mercado, los trámites y los intríngulis de este proceso tan complejo e importante