jueves, 27 de noviembre de 2014

Las compras inmobiliarias se dispararán a 9.000 millones en España en 2014

Los 265 millones invertidos en la compra del edificio España en Madrid por parte del hombre más rico de China Wang Jialin y los 2.000 millones invertidos por las cuatro Socimis de la Bolsa representan algunas de las 236 operaciones de compras de activos inmobiliarios cerradas durante los nueve primeros meses del año en España. «Por tipología, los fondos estadounidenses son los que más han comprado. Éstos tienen un carácter más oportunista y ya apenas van a comprar el producto. A estos, se suman la llegada de grandes inversores como Soros, Buffet y Paulson. Tampoco hay que olvidar que las Socimis, a pesar de tener la sede en España, están participadas por inversores extranjeros», explica Patricio Palomar, director de Office Advisory e Inversiones Alternativas de la consultora CBRE. De enero a septiembre, se invirtieron 6.574 millones de euros en activos inmobiliarios no residenciales (es decir, oficinas, locales, centros comerciales, hoteles y naves industriales). Una cifra que, según CBRE, se elevará hasta 9.000 millones de euros hasta finales de año. «Nuestra estimación es acabar el año en niveles del boom inmobiliario, con la diferencia de que ahora hay que cerrar más operaciones para lograrlo ya que se han rebajado los precios», subraya Palomar. De esta cantidad, unos 3.200 millones se destinarán a comprar locales y centros comerciales, 2.500 millones a oficinas y unos 350 millones a activos logísticos. «En el mercado logístico, la inversión se ha multiplicado por cuatro con respecto a 2013», subrayan desde CBRE. En lo que va de año, se han cerrado 236 operaciones, frente a las 172 compras realizadas en el sector inmobiliario no residencial en 2013 y las 63 adquisiciones del año anterior. La inversión total en activos terciarios hasta septiembre fue de 6.574 millones, frente a los 4.933 millones de 2013 y 2.200 millones del año anterior. En este volumen de compras juega un papel destacado la venta de carteras, como el lote de cuatro edificios de oficinas comprado por Blackstone a CBRE Global Investors. «Este año se han visto muchas ventas de grandes proyectos y carteras de inmuebles, como las de Oncisa, IDL o la Generalitat. Para el año que viene, no creemos que haya tanta cartera de activos aunque sí de deuda». Estas compras, en el momento más bajo del ciclo inmobiliario español del último lustro, permitirán grandes retornos, asegura el experto de la consultora. «Para un inversor que compre ahora, su inmueble va a tener una revalorización anual del 10%, que permitirá que en cinco años el activo valga hasta un 50% más», asegura Patricio Palomar.